Se encuentra usted aquíForo / General / LA CANARIA, LOS ERRORES Y SU EMPECINAMIENTO

LA CANARIA, LOS ERRORES Y SU EMPECINAMIENTO


1 envío / 0 nuevos
juan reboso
Imagen de juan reboso
LA CANARIA, LOS ERRORES Y SU EMPECINAMIENTO

Todos, absolutamente todos, cometemos errores. Pero a diferencia de la Federación Canaria, su Presidente, su Directiva Y SU IRRESPONSABLE ASAMBLEA, la mayoría reconocemos nuestros errores, pedimos disculpas y HACEMOS PROPÓSITO DE NO VOLVER A COMETERLOS.

Pero la GENTE DE LA FEDERACIÓN CANARIA, nunca ha reconocido errores, NUNCA HA INTENTADO EL DIÁLOGO SINCERO, nunca ha mostrado interés alguno en llegar a acuerdos y SIEMPRE HA OPTADO POR LA AMENAZA, EL EXPEDIENTE, LA DENUNCIA, LA QUERELLA Y EL JUZGADO.

Y siempre lo ha hecho defendiendo que TIENE LA RAZÓN, que todos los juicios y las causas las iban a ganar, que tienen los mejores abogados y que el problema está en LA IGNORANCIA DE LOS JUECES O SU CONNIVENCIA CON LA RFCE.

En relación con las multas de AESA de 110.000 euros y de 177.000 euros, NUNCA SE PRETENDIÓ LLEGAR A UN ACUERDO, JAMÁS SE PROCURÓ REUNIONES CON EL DIRECTOR DEL AEROPUERTO O LLEGAR A ACUERDOS CON AESA.

Lejos de esto, SE FALTÓ AL RESPETO al Director del Aeropuerto, a AESA e incluso, SE LES AMENAZÓ DE UNA QUERELLA POR PREVARICACIÓN.

Mientras tanto el Presidente fue llevando sus quejas e insultos hasta las distintas instancias del Gobierno de Canarias, la Delegación y la Subdelegación del Gobierno Y ANUNCIANDO HABER PUESTO UNA QUERELLA CRIMINAL CONTRA EL DIRECTOR GENERAL DE DEPORTES.

Y ahora pende de la Canaria UNA SERIA AMENAZA y, en esta ocasión, pudiendo ser una triste realidad y es la posible sanción de 177.000 euros, ya QUE HAN AGOTADO LOS RECURSOS Y LA AUDIENCIA NACIONAL HA DADO LA RAZÓN A AESA, quedándole a La Canaria un posible recurso de casación ante el Supremo, que NO ENTRARÍA EN EL FONDO YA QUE SE DAN LOS HECHOS POR PROBADOS.

Es la historia de LA DESTRUCCIÓN DE LA COLOMBOFILIA EN CANARIAS, por quienes irresponsablemente, apoyan el disparate, en enfrentamiento, la amenaza y el litigio permanente.

juan reboso.