Se encuentra usted aquíForo / General / PREVENIR ANTES QUE CURAR

PREVENIR ANTES QUE CURAR


1 envío / 0 nuevos
juan reboso
Imagen de juan reboso
PREVENIR ANTES QUE CURAR

El mensaje sobre que hay que prevenir antes que curar es muy conocido entre nosotros y siempre se ha advertido como principio para evitar riesgos, enfermedades o daños.

En la colombofilia de nuestros tiempos se ha evolucionado hacia UNA PERMANENTE CURA LLAMADA PREVENTIVA. Se llama preventiva una actuación de administración permanente y continuada de medicamentos, sin que exista una enfermedad declarada o conocida.

Así se empieza a tratar a las palomas contra coccidios, contra tricomonas, contra e-coli, contra hongos, contra bacterias en las vías respiratorias, y otras posibles afecciones.

Al mismo tiempo se les administran vitaminas, probióticos, prebióticos, electrolitos, reconstituyentes y otros productos aparentemente milagrosos.

Igualmente es frecuente administrar productos farmacéuticos para personas, sin tener en cuenta la diferencia de peso entre una paloma y un ser humano.

Y todo esto en la mayoría de los casos, sin previa consulta a un veterinario especializado, llevándonos por los consejos de otros colombófilos o de las casas comerciales cuyo objetivo es vender.
Por esto en nuestras palomas, existen cada vez más resistencias a muchos antibióticos, que terminan por no hacerles efecto alguno ante la declaración de determinadas enfermedades.

Porque, por desgracia, al mismo tiempo que se medica en exceso, no siempre se administran los productos de acuerdo con la cantidad y durante el tiempo prescrito. Y tan nocivo puede resultar un exceso de la cantidad, como reducir el tiempo de administración.

Y mientras tanto, palomares masificados; cestas, bebederos y comederos deficientemente desinfectados; introducción de palomas en el palomar sin respetar la cuarenta en los casos requeridos, que propician la proliferación de infecciones.

Y se dan casos, que mientras se administran medicamente a diestro y siniestro, sin embargo no se vacuna adecuadamente, QUE SI ES ALGO DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO. En este caso los hay quienes no vacunan, pasando por los que lo hacen de forma deficiente, sin respetar la cadena de frio de la vacuna, utilizarla después de días de haber usado el recipiente y otras circunstancias que restan efectividad al producto.

Igual resulta con los obligados tratamientos contra parásitos internos (tenias, áscarides, filarias) y externos (moscas, piojo de la pluma y otros), a lo que muchos colombófilos no ponen el menor cuidado.

Al final tal vez se consiga avanzar inicialmente, pero a muy corto plazo, al mismo tiempo que resistencias a algunos antibióticos, se consigue dañar el hígado, los riñones, los sacos aéreos u otros órganos internos, que menguan considerablemente la capacidad competitiva de las palomas.

En muchos casos se olvidan productos tan beneficiosos como el vinagre de manzana y el aceite de ajo, o los necesarios baños de agua y sol.

juan reboso.