Se encuentra usted aquíForo / General / NO HAY UNA FÓRMULA CONCRETA

NO HAY UNA FÓRMULA CONCRETA


6 envíos / 0 nuevos
Último envío
juan reboso
Imagen de juan reboso
NO HAY UNA FÓRMULA CONCRETA

Creo que no existe una fórmula concreta para tener palomas campeonas salvo la observación y la constancia.

He visto campeones con palomas grandes y los he visto con palomas pequeñas. He visto buenos palomares muy pulcros en los que la limpieza es diaria y otros que tan solo limpian un par de veces al año.

He visto campeones que apenas tratan medicamente a sus palomas y otros que, sin embargo, las tratan casi a diario. E igual sucede con las vitaminas, que mientras algunos las administran todo el año, otros nunca las han usado.

Y si bien los campeones de velocidad la mayoría, por no decir la totalidad, practican la viudez, bien con solo machos o bien con ambos sexos, en cuanto a los fondos y grandes fondos, hay de todo.

Para los grandes fondos hay campeones que viajan al natural, otros "rozando" los sexos o en "semiviudez", otros con sexos separados y en "saltadero". E incluso los hay quien, sin practicar el sistema "natural" con método, viajan machos y hembras en el mismo palomar.

Así que, llegado a este punto, creo que es "la mano" del colombófilo y la calidad de la paloma, lo que es determinante. En cuanto a "la mano", está la relación entre el colombófilo y la paloma, la capacidad de observación y el conocimiento que tiene el colombófilo de todas y cada una de sus palomas.

Aunque es más que evidente que nunca se puede olvidar el tener una buena salud, mantener un entrenamiento adecuado y una buena y adecuada alimentación.

juan reboso.

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione la forma que prefiera para mostrar los comentarios y haga clic en «Guardar las opciones» para activar los cambios.
Andrade
Imagen de Andrade
Mi opinión es

que las instalaciones, palomares, es primordial en la salud de las palomas y por consiguiente del éxito en la competición. Poca veces he oído lo importante de la economía del colombófilo y sus palomas, tiene también una enorme relación. Los colombófilos debemos de adaptar nuestras palomas a nuestros bolsillos. Teniendo en cuenta lo escrito, vemos en nuestra colombofilia que los compañeros que tienen más poder económico son los que normalmente suelen tener éxitos mayores. Es verdad que no es una simple regla de tres, hay excepciones sobre todo cuando hay objetivos previos a competir, una buena planificación de la temporada un palomar pequeño puede tener muchas satisfacciones. Un palomar pequeño tiene que pensar en objetivos que se pueden alcanzar, no pensar en pajaritos preñados.
Entonces, lo primero para mí ahora mismo para el éxito es tener un gran palomar, sin lujos, pero apropiado y amplio. Relación espacio-paloma.
Segunda prioridad, el cuido en verano y época de descanso. No puede haber una relajación porque es más que importante en la futura salud de las palomas. Aquí si nos fijamos también entra la importancia del palomar; espacio, voladeros, masificación ...
Adaptación de número de palomas a nuestro palomar y bolsillo.
Con lo detallado, posteriormente, estoy conforme con lo que menciona Juan. La mano del colombófilo, fundamental; la calidad endogámica de la paloma, sin duda. Ahora la motivación empleando sistemas dependiendo del carácter de la paloma es bastante importante y más volando sobre el mar.
Los que más tiempo tienen para cuidar las palomas tienen igualmente más posibilidad de conseguir logros simplemente porque tiene más tiempo para conocer a sus palomas.
Por lo tanto, para dejar claro mi comentario y sabiendo que nuestra colombofilia es deportivamente aficionada, tenemos la suerte de contar con compañeros que practican nuestro deporte casi semi-profesional porque tienen instalaciones, palomas y alimentación suficientemente buenas para siempre lograr temporadas tras temporadas buenos resultados.
Como dice un muy buen amigo, "Con buena picha bien se jode".
Termino diciendo, que optimizando nuestras posibilidades también se logran buenos resultados.
Un saludo y salud.

juan reboso
Imagen de juan reboso
PALOMAS, SISTEMAS Y ECONOMÍA

Por centrar el tema, cada colombófilo tiene su método o sistema. Sistema que igualmente sea el de no tenerlo. Y es verdad, como indica Andrade, que la capacidad económica del colombófilo juega un papel importante en los éxitos potenciales.

A lo que me he referido en mi primer comentario ha sido básicamente en el hecho que, ante situaciones, circunstancias, métodos y sistemas, dispares, algunos colombófilos tienen el mismo éxito con sus palomas.

Algo que no toqué en mi comentario es el hecho de la alimentación. Cualquier veterinario nos recomienda dar una buena y variada alimentación, pero he viso que muchos colombófilos están en cabeza de las competiciones, con raciones baratas.

Por otra parte, hay campeones que racionan la comida y sin embargo, otros en cuyos palomares las palomas tienen la ración a su disposición todo el día.

Como bien apunta Andrade, la colombofilia es cara, tanto en cuanto a mantener las palomas, como en cuanto a la campaña y tal vez haya que dedicar las subvenciones que se reciben, al capítulo del transporte, para que todos los colombófilos se puedan beneficiar en la competición.

Pero respecto a esto hay que decir que en el pecado está la penitencia. ¿Dónde está la promesa de la Canaria sobre lo que se ganaría cuando no se pagara la licencia nacional? ¿Dónde la promesa que en los viajes a Marruecos se ahorrarían unos 6.000 euros al no contar con el mediador de siempre? ¿POR QUÉ NUNCA NADIE LE HA PREGUNTADO A LA CANARIA QUE HA HECHO CON LOS MÁS DE 30.000 EUROS RECIBIDOS EN SUBVENCIONES?

Respuestas muy sencillas. El colombófilo medio, solo sabe quejarse, hablar en los bares, entregar sus palomas en el club y esperarlas en su palomar, esperando que el vecino se quede en blanco y culpar a los demás cuando una suelta se le ha dado mal.

juan reboso.

Cheyen
Imagen de Cheyen
Algo más que añadir a la motivación.

Creo que los temas expuestos por los amigos Juan y Andrade son temas a tener en cuenta y que invitan a la reflexión y que ayudan a cuestionarnos si con nuestras palomas lo estamos haciendo bien o que quizás tenemos que probar con otras cosas para ver si podemos mejorar aún más, si cabe, a la hora de competir. Veo que la exposición toca prácticamente todos los puntos, instalaciones, líneas de palomas, cuido, alimentación, etc…, muy interesante, creo que hay poco más que aportar, pero si me lo permiten quisiera añadir una cuestión más. Por lo general, vemos el deporte colombófilo como una comunión entre colombófilo y paloma, algo parecido al entrenador con el jugador y para ello entre otras cosas hay que contar con unas buenas instalaciones deportivas, buenos jugadores, un buen método, disciplina y buena salud, pero creo que hay que añadir algo más a lo dicho, como puede ser el identificarnos con nuestro entorno, somos animales y necesitamos cubrir otras expectativas como seres vivos, no todo es la competir y a veces la motivación no es sólo la atracción a su pareja, o de su casetón, o dormir en su saltadero, también la paz y armonía, se necesita de tiempo para integrarse con su entorno fuera del palomar y hacerlo su espacio también, su casa. Quizás con algunas anécdotas de compañeros, que por cierto solían o suelen viajar bien, me explique mejor, como puede ser el caso que me contó Juan de un amigo colombófilo de él, donde podrías encontrarte en los nidales de las viajeras de este amigo, clavos oxidados que traían de los alrededores del palomar, o también otro caso de otro colombófilo que traían pinocha u otras ramas, conozco el caso de un amigo colombófilo que me decía que hubo una época que por trabajo no tenía tiempo para entrenar las palomas y que la madre fue quien se hizo cargo de ellas, pero ella no tenía ni idea, ni ganas de ponerse a entrenarlas, ella se limitaba a soltarlas y darles de comer, eso sí, a su estilo, o sea, “como una madre”, “que a mis niñas no le falte de nada”, mi amigo me decía que las palomas con su madre estaban mansísimas y preciosas, esa temporada fue temporada de buenos resultados para su palomar. Por eso creo, que para que los animales den lo mejor, hay que hacerles sentir seguros en su entorno y para eso hay que saber transmitirles paz y armonía, y eso no es fácil, aunque para algunos si los es.

Un saludo.
J.J.Déniz.

Cheyen
Imagen de Cheyen
El arte de contemplar y la dicha en las palomas

En mi humilde opinión creo que si hay una habilidad que el colombófilo debe agudizar es el ejercicio de contemplar, que es algo más que mirar, es ver más allá y eso es algo que en estos tiempos por desgracia está en desuso y si hay algo que descubrir en las palomas es la dicha, ver como las palomas se sienten dichosas. Recuerdo al amigo Antonio Cabello (q.e.p.d.) cuando uno de sus viajeros vino al segundo día por la mañana cansado de un viaje de Essaouira y él me comentaba la llegada del palomo con asombro diciéndome: “lo primero que hizo fue pisar a su hembra y nada menos que 3 veces”, creo yo, que no se puede ser más dichoso, la felicidad da tanta fuerza, que al menos por un momento puede anular al cansancio y el palomo sabía que valía la pena esforzarse, volver al sitio donde él se siente cómodo y satisfecho. Había que ver las instalaciones de Antonio, eran pequeñas y apenas las palomas se podían revolver allí, estaban codo con codo, pero ¡ya ves!, él sabía darle lo que les hacía falta para hacerlas felices. Por cierto, la hembra del palomo había venido también de esa misma suelta pero regresó el mismo día y probablente con la misma dicha pero sin el consuelo de su pareja.

Un saludo.
J.J.Déniz.

P.D.: El palomar de Antonio Cabello se caracterizaba porque la mayoría de sus palomas eran color grises perlas, no es fácil tener un palomar de esos que llaman colour racing y que sea competitivo.

juan reboso
Imagen de juan reboso
COMPARTO LA FILOSOFÍA DE CHEYEN

Estoy absolutamente de acuerdo con lo apuntado por Cheyén. Todos los seres vivos necesitan y necesitamos el cariño de los demás. Tal es así, que hasta las plantas se desarrollan mejor cuando se les trata bien, se les hable o se les pone música. Es increíble, pero es una realidad.

Las palomas, como cualquier ser vivo, necesita el cariño de quienes les rodean. Y lo sienten, lo perciben y, de una u otra manera, lo transmiten.

Tal vez las palomas vengan al palomar por el mismo o por el mismo colombófilo. Cuando, en ocasiones, mandamos a una paloma "motivada" porque tiene huevos o pichones de corta edad, cuando llega al palomar, no siempre acude de inmediato al nidal.

Las palomas son inteligentes y sensibles y cuando sienten el cariño de su cuidador, responden a ello. Incluso se da la circunstancia de palomas que hacen de su cuidador su pareja. Algo más habitual de lo que pudiera parecer.

Sin embargo, en nuestro pueblo, en nuestra colombofilia, hay mucha gente que ni siquiera es capaz de sentir el mínimo aprecio por los demás. Es raro el día en el que en los grupos de WhatsApp no aparezcan mensajes xenófobos de odio a los migrantes. Es difícil que se sienta cariño por una paloma cuando se desprecia a un semejante.
Pero todo es posible.

juan reboso.