Se encuentra usted aquíForo / General / NI ENGAÑARNOS NI ENGAÑAR

NI ENGAÑARNOS NI ENGAÑAR


1 envío / 0 nuevos
juan reboso
Imagen de juan reboso
NI ENGAÑARNOS NI ENGAÑAR

En mis muchos años en la colombofilia canaria he oído muchas afirmaciones QUE NO SON VERDAD, como no es verdad mucho de los que se afirma en la propia Ley 4/2011 de Fomento de la Colombofilia Canaria.

NO ES VERDAD que practiquemos la colombofilia más difícil del mundo, ni es verdad que seamos los únicos que practicamos la colombofilia sobre el mar. Hay prácticas colombófilas tan difíciles o tal vez más que la nuestra, en cuanto accidentes geográficos, inclemencias del tiempo e infinidad de rapaces. E igualmente, en otros muchos lugares del mundo se practica la colombofilia en la que las palomas vuelan sobre el mar.

Decir, como dice la Ley, que en Canarias se ha desarrollado a lo largo de más de cien años, un genotipo de paloma mensajera singular para volar sobre el mar, es desconocer que en Canarias entran anualmente miles de palomas extranjeras que se van cruzando con las existentes y que muchas palomas, hijas directas de palomas extranjeras, regresan desde grandes distancias en Canarias, como es Casablanca o ganan campeonatos de velocidad.

Y se ha de recordar, que en los Derbis canarios, llegan miles de palomas extranjeras que compiten sobre el mar con los mismos resultados o, en ocasiones mejores, que las que podríamos llamar "palomas canarias"

Aún en el mejor de los palomares, existen pocas palomas que pudiéramos calificar de excepcionales. Y buenas y malas palomas las hay en todos los palomares y en todas las partes del mundo.

Son mayoría los colombófilos que creen que si compran palomas a campeones belgas, holandeses o de otros lugares, tienen garantizado que sean buenas y nada más lejos de la realidad. Pueden ser buenas e incluso excepcionales, pero también pueden ser rematadamente malas.

Pretender vender palomas a altos precios por un buen pedigrí, donde a todas las palomas se les adorna con los logros de sus tatarabuelos, no deja de ser un mero intento de engañar a los crédulos.

Y los que pretenden calificar a una buena paloma porque cumple con los requisitos del estándar, están muy equivocados. Posiblemente pocas palomas premiadas por su belleza pudieran ser campeonas en las competiciones de velocidad, fondo o gran fondo.

Las mejores palomas las determina la cesta. Cuando una vez y otra y otra más, una paloma resiste a la cesta, es porque es buena y podría ser excepcional. No importa sus orígenes, ni su color, ni su tamaño, ni su sexo, ni si cumple cualquiera de las decenas de teorías que pretenden determinar una buena paloma.

Y aunque en Canarias pudiera haber palomas tan buenas o mejores que en el resto del mundo, hemos de lograr la debida credibilidad para lograr su reconocimiento. No pretendamos engañar a nadie y tampoco nos engañemos a nosotros mismos.

juan reboso.