Se encuentra usted aquíForo / General / LA SELECCIÓN EN LOS DERBIS

LA SELECCIÓN EN LOS DERBIS


1 envío / 0 nuevos
juan reboso
Imagen de juan reboso
LA SELECCIÓN EN LOS DERBIS

Aunque no siempre en los derbis se dan los mismos procesos, por lo general, se dan la mayor parte de los que determinan UNA EXTRAORDINARIA SELECCIÓN de tal manera que, de una u otra forma, las palomas que llegan en la SUELTA FINAL, son necesariamente buenas.

Aunque siempre cabe la posibilidad que algunas palomas que se hayan extraviado inicialmente, podrían llegar desde la suelta final por lo que podrían no estar sujetas a todas las selecciones previas. Incluso se podría dar la circunstancia de palomas, que habiéndose extraviado en el propio palomar antes de iniciar los entrenamientos, se incluyan en la suelta final. Pero esto siempre será lo excepcional y anecdótico.

Porque, con carácter general, el proceso de selección es un imperativo en cualquier derbi:

1. La primera selección la hace el propio colombófilo que, teniendo en cuenta el dinero que le cuesta y las perspectivas de ganar cualquier premio, INTENTARÁ MANDAR LO MEJOR DE LO MEJOR de su palomar.

2. Ya en los primeros meses en el Derbi, hay una segunda selección. Por una parte las que mueren por alguna enfermedad que, generalmente, suelen ser las más débiles, las que mueren en las garras de los halcones que, igualmente suelen ser las más débiles o más torpes y las que, por lo mismo, caen por golpes en cables, antenas u otros impedimentos.

3. Desde las primeras sueltas ante de la gran final, cada suelta se cobra sus tributos y según sea el DERBI, hay situaciones en las que las pérdidas son muy cuantiosas y, por lo tanto, otra selección.

4. Y cuando llega la final, en la práctica totalidad de los derbis, las recepciones son escasas. ASÍ QUE ES UNA SELECCIÓN SOBRE VARIAS SELECCIONES.

Y todo esto entendiendo que, generalmente, las pérdidas en los Derbis, comparándolas con cualquier palomar, son muy superiores, por muchos motivos propios del sistema.

Por lo tanto, parece evidente que estas palomas que llegan desde la última suelta, más allá de la distancia recorrida, sean extraordinarias.

juan reboso.