Se encuentra usted aquíForo / General / LAS BUENAS Y LAS MALAS PERSONAS EN EL CONFLICTO

LAS BUENAS Y LAS MALAS PERSONAS EN EL CONFLICTO


3 envíos / 0 nuevos
Último envío
juan reboso
Imagen de juan reboso
LAS BUENAS Y LAS MALAS PERSONAS EN EL CONFLICTO

No hace mucho tiempo, el SEÑOR PALOMO VIEJO reflexionaba sobre el calificar a alguien de MALA PERSONA y, aunque mostraba algún reparo al respecto, concluía admitiendo su existencia.

El Señor PALOMO VIEJO, que tiene todo mi respeto, es una persona que considero con conocimientos, capacidad de reflexión y experiencia más que suficientes, como para tener como acertadas muchas de sus afirmaciones, aunque algunas no las comparta.

Decía el Señor Palomo Viejo que " Calificar a alguien de mala persona es lo peor que se puede decir o pensar del prójimo."

Pero, a continuación afirma: " Cuando he descubierto que una mala persona en esencia es alguien que no solo quiere hacer daño para sacar beneficio propio, sino que es aquel que quiere hacer daño por el propio motivo de hacer daño y perjudicar."

Y también: "Ante la VERDAD, una mala persona es aquella que no tiene reparo en mentir para lograr lo que pretende, aquella que no tiene apego alguno por la verdad, sea esta la que sea."

Estas reflexiones del Señor Palomo Viejo, me han llevado a considerar a las personas que, PARECIENDO O SIENDO BUENAS, no hacen nada por evitar el daño QUE LAS MALAS PERSONAS llevan a cabo.

Dentro del conflicto en la Colombofilia Canaria, en ambos bandos hay personas que considero o se consideran BUENAS y personas a las que considero MALAS.

Tanto LAS BUENAS como LAS MALAS PERSONAS, se consideran a sí mismas COMO BUENAS. Nadie se considera MALA PERSONA. Y esto sucede porque, en esencia, cuando hacen daño lo creen justificado.

Pasa con frecuencia con aquellos católicos, que alejados de las raíces cristianas, creen que lavan sus culpan con la mera confesión y así actúan con "la conciencia tranquila" entre confesión y confesión. Muchas de las más criminales dictaduras han estado apoyadas por la Iglesia Católica (España, Chile o Argentina, p.e.) y participaron en la muerte de inocentes, pese a que el QUINTO mandamiento de la Ley de Dios dice expresamente NO MATARÁS. Y son muchos los que invocan a Dios para firmar la pena de muerte o ir a la guerra.

Por todo ello me pregunto ¿Es una buena persona la que se presta a participar en una irregularidad sabiéndolo y actúa en contra de sus compañeros?

Porque esto es lo que ha sucedido con las personas que participaron y participan en las Gestoras , en los Comités Disciplinarios los años 2013 y 2014 y los miembros de la Asamblea que apoyaron expedientes, denuncias, amenazas y sanciones, sin levantar un solo dedo siquiera para abstenerse.

¿Hemos de considerar como buenas personas, a los compañeros que participan en los Clubes afines a la Federación Canaria, teniendo otras alternativas?

Y me hago esta pregunta admitiendo que tengo muchos amigos que vuelan palomas en esos Clubes, como lo son en El Grupo, San Román o Finca España, entre otros.

Con el tiempo he llegado a la conclusión QUE NO PUEDO CONFIAR EN LAS BUENAS PERSONAS QUE NO HACEN NADA POR LOS DEMÁS. Porque, aunque soy confiado por naturaleza, al menos las malas personas me mantienen en alerta ante el posible daño que me pudieran hacer o hacer a los demás.

Porque, las buenas personas que no hacen nada, me pueden apuñalar en cualquier momento que se lo mande el jefe, el dueño, el amo, el patrón, el presidente, el director o alguien al que EL TEMOR LES HAGA LLEVAR A CABO LO QUE SEA, sin tener en cuenta más que la orden recibida.

Cuando una buena persona se rebela contra lo que cree injusto, contra lo deshonesto, contra la arbitrariedad y, sobre todo, LO DEFIENDE SIN TEMOR, SE PUEDE CONFIAR EN ELLA, incluso admitiendo que en cualquier momento se puede equivocar.
Porque, incluso el error, lo habrá cometido de buena fe.

Y, en esta colombofilia nuestra, el temor es lo que me hace desconfiar de los que se denominan BUENAS PERSONAS, pero no hacen absolutamente nada por los demás.

juan reboso.

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione la forma que prefiera para mostrar los comentarios y haga clic en «Guardar las opciones» para activar los cambios.
el palomo viejo
Imagen de el palomo viejo
LOS HAY, Y MUCHOS

“El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad” (Albert Einstein)

Mientras leía el escrito de Don Juan, me vino a la memoria (cual destellos de FLASH) multitud de caras que he conocido en esta desdichada afición. Con unas hice muy buena amistad, con otras, en cambio (por su acusada envidia, por su rencor y, sobre todo, por el servilismo que les profesaban a determinados personajes) merecieron mi más absoluta indiferencia.
Muchas veces metemos la pata con un tipo especial de malas personas. Con las camaleónicas, o personas que se muestran como lo que no son y se adaptan con facilidad a diferentes situaciones. Esta clase de personas maléficas son las más peligrosas porque engañan mejor a la mayor parte de la gente dando gato por liebre. "Lo malo cuando se finge bueno, es pésimo", señaló muy acertadamente Sir Francis Bacon.
Son esas personas que ponen cara de buenas, de no romper un plato, cuando les interesa pero que ocultan innobles intenciones.
Son esas personas que van escalando en sus trabajos o profesiones no por sus méritos sino porque se asocian con otras de su misma calaña, pudiendo llegar muy arriba, incluso a presidir los gobiernos de sus Comunidades y torcer los destinos de los ciudadanos.
Nunca van con la verdad por delante. Son embaucadoras y eligen muy bien a los acompañantes que les pueden servir para llegar adonde se proponen. Sus elegidos no son en general inteligentes, como tampoco lo son ellos, pero sí astutos, desleales, traidores, como ellos.
Estoy seguro que Usted, Don Juan, conoce en su entorno personas con estas características, pero si no, puede encontrar ejemplos característicos en nuestros dirigentes colombófilos, incluso en algunos de los que han llegado "muy arriba", “lo más arriba”, si se puede decir así, que se puede llegar.
Si cree que no conoce a nadie en su ambiente, deténgase un momento a pensar de nuevo mientras yo le explico más detalladamente las características de esta clase de malas personas.
Son personas que le escuchan, que se ríen con usted, incluso le adulan si es preciso, hasta le pueden hacer comentarios despectivos de otras personas que a usted no le caen bien y “echarle una mano” si tiene algún tipo de problema con ellas. Usted cree que le están ayudando y lo que están es conociendo sus intenciones para contárselas a las otras personas, y lo mismo hace con estas, quedando ellas siempre como "personas amigas" para todas las partes hasta que al final usted o las otras personas se den cuenta, si se la dan, que les estaba traicionando para conseguir lo que anhelaban y no merecían por sus escasas cualidades. "El mal es vulgar y siempre humano, y duerme en nuestra cama y come en nuestra mesa", señalo el poeta Wystan Hugh Auden.
Claro que, dependiendo de su inocencia y bondad, puede incluso no enterarse de la maldad de estas personas embaucadoras. Cicerón lo expresó muy bien: "Cuanto mejor es uno, tanto más difícilmente llega a sospechar de la maldad de los otros".
Estas personas saben muy bien lo que hacen, conocen bien su propia maldad. "Nadie sabe lo que hace mientras actúa correctamente, pero de lo que está mal uno siempre es consciente", decía Goethe. Y este tipo de malas personas son las que hacen que dudemos y casi no nos fiemos de las buenas.
Si me pregunta si esta clase de malas personas nacen o se hacen le contesto que nacen, porque estoy de acuerdo que nadie se hace perverso súbitamente. Y aunque pensemos que no debemos temer a los malvados, ya que tarde o temprano acaban por desenmascararse, el problema es que, en muchas ocasiones, cuando son descubiertos ya han hecho mucho mal.
Aunque estas personas son camaleónicas solo defienden los malos principios, no los buenos. Una mala causa será defendida siempre con malos medios y hombres malos.
Galileo Galilei expresó que la ignorancia es la madre de la maldad y de todos los demás vicios. Si fuese así, al menos nos quedaría ese consuelo.
Así pues, Don Juan piénselo muy bien…

Cordiales saludos
J.J. Díaz

Valentín González
Imagen de Valentín González
UNA COSA ES SABER Y OTRA TENER CONCIENCIA

Sin querer obrar mal o hacer sufrir a los demás, se pueden cometer errores y hacer mucho daño. De eso se encargan la inconsciencia, la falta de atención a los sentimientos de otras personas y la falta de decisión.

En la colombofilia también pasa como en muchos otros ordenes de la vida, sabemos pero no tomamos conciencia que nuestras acciones, inacciones u omisiones tienen trascendencia.

Ahora creo que no es tiempo de negociación siquiera, sino de que sentencien los jueces como lo estan haciendo procurando olvidar a los litigantes y que se acuerden solo de la causa.

view counter

Última imagen

.

Imagen aleatoria

Palomas base

Encuesta

¿Como colombófilo, qué especialidad en viajes le gusta mas?
Velocidad
7%
Velocidad y Medio Fondo
14%
Fondo y Medio Fondo
46%
Todas
27%
Ninguna, con viajar palomas me conformo
7%
Total de votos: 181