Se encuentra usted aquíForo / General / LA BUENA FE Y HONESTIDAD VICTIMAS DE LA MALA FE

LA BUENA FE Y HONESTIDAD VICTIMAS DE LA MALA FE


1 envío / 0 nuevos
juan reboso
Imagen de juan reboso
LA BUENA FE Y HONESTIDAD VICTIMAS DE LA MALA FE

Si los dirigentes de la FEDERACIÓN INSULAR COLOMBÓFILA DE TENERIFE, no hubieran confiado en la honestidad de los dirigentes colombófilos y de la imparcialidad de la Dirección General de Deportes, seguramente no hubiéramos llegado hasta aquí en el conflicto.

En su momento, la Asamblea de la FICT pudo, antes del 31 de diciembre de 2014, en el que se cumplía su mandado, NOMBRAR UNA GESTORA que hubiese llevado a cabo las tareas de la insular, con plenas garantías jurídicas, hasta que tuvieran lugar las elecciones correspondientes.

Y si, por otra parte, no se hubiera confiado en la imparcialidad de la Dirección General de Deportes y se hubiera recurrido, desde que los procesos lo hubieran permitido, ANTE LOS TRIBUNALES DE JUSTICIA, seguramente hoy, tendríamos resoluciones a nuestro favor.

Pero mientras los dirigentes de la FICT pecaban de confiados e ingenuos, los dirigentes de la FCC, con la clara participación de la Dirección General de Deportes y cometiendo, presuntamente, UN DELITO MUY GRAVE, retiraron el documento que la propia Dirección General había sellado como recibido, de la renuncia IRREVOCABLE de Don Pedro Toledo, para que, posteriormente, pudiera convocar elecciones.

Y si en vez de protestar, se hubiese llevado a la FCC ante los tribunales de justicia, por una presunta apropiación indebida del importe de las licencias que, en el año 2014, no emitió y un presunto uso indebido de fondos públicos, por el uso que hizo del dinero recibido por subvenciones del Gobierno de Canarias, posiblemente hoy podrían haber resoluciones condenatorias.

Y si, cuando la Dirección General de Deportes, nos ha exigido documentos inexistentes para poder recurrir, haber aceptado un certificado sabiendo que se faltaba a la verdad; haber afirmado la acreditación de la no existencia de eventos oficiales en Tenerife, teniendo documentos que decían lo contrario, o aceptar el sobreprecio de las anillas nacionales con argumentos que no se ajustaban a la realidad o haber invocado, al mismo tiempo la Ley 4/2011 y los Estatutos no adaptados a la misma, SE HUBIESE INTERPUESTO UNA QUERELLA POR PRESUNTA PREVARICACIÓN, tal vez todo se hubiera resuelto a nuestro favor.

Y si tal vez, hubiéramos denunciado que, presuntamente, un funcionario de la Dirección General de Deportes, pudo incumplir el artículo 1.3 de la Ley 53/1984, de 26 de diciembre, de incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas, al tener, presuntamente, estrechas relaciones profesionales con el despacho de abogados del hermano de Don Antonio Suárez, tal vez otro gallo nos cantaría.

Y si, desde que en la página Web de la Federación Canaria, apareció la amenaza y la prohibición de la distribución y venta de anillas nacionales, hubiéramos interpuesto una querella contra la Federación Canaria por inculcar nuestro derecho de asociación y participación como colombófilos federados a la RFCE, tal vez algunas cosas hubieran cambiado.

Pero pensar en que tratamos con personas serias y rigurosas y una administración que, por principios jurídicos, debía ser imparcial, nos ha traído hasta aquí.

Y otro de nuestro pecado fue confiar en los representantes parlamentarios de Coalición Canaria que, poniendo cara de compromiso, nos apuñalaban por la espalda haciéndose eco de las presiones que recibían del entorno de la Federación Canaria.

Y tal vez es lo que se tenga que hacer con la Dirección General de Ganadería que niega los análisis y certificados, en base a un documento que parece redactado por el propio Señor Suárez, al basarse en la Ley 4/2011 que no es de aplicación y en la Gestora de la Nacional que se declaró nula en el 2015 y que nada tiene que ver con el tema.

Y otro de los graves problemas es que la paciencia y la confianza tienen poco encaje en las leyes y así, están las prescripción por tiempo o forma, la falta de legitimidad de quien denuncia o el que no se sea parte interesada, para poder actuar en contra de lo que, a todas luces, es injusto.
Parece que algunas normas están hechas a favor de los pillos y en contra de los confiados.

juan reboso.

view counter

Última imagen

SUBASTA PEDRO JORGE GONZALEZ

Imagen aleatoria

360.000 EUROS

Encuesta

¿Como colombófilo, qué especialidad en viajes le gusta mas?
Velocidad
7%
Velocidad y Medio Fondo
14%
Fondo y Medio Fondo
46%
Todas
27%
Ninguna, con viajar palomas me conformo
7%
Total de votos: 180