Se encuentra usted aquíForo / General / ¿Aguas Internacionales?

¿Aguas Internacionales?


1 envío / 0 nuevos
el palomo viejo
Imagen de el palomo viejo
¿Aguas Internacionales?

Sin entrar en las razones esgrimidas por el señor Mena, me atrevo a copiar parte de un artículo de un experto

Las aguas de Canarias por

José Manuel Lacleta Muñoz

Introducción. - Durante un largo período de tiempo, las aguas del archipiélago canario no han suscitado, en lo que se refiere a los derechos de soberanía o jurisdicción del Estado ribereño sobre ellas, ninguna cuestión distinta de las relativas a las demás aguas bajo soberanía o jurisdicción españolas, fueran insulares o continentales. En otras palabras, desde la famosa pragmática de 1760, que fijó en una o dos leguas marinas (tres o seis millas) la anchura de las aguas jurisdiccionales - es como hemos denominado en España hasta fechas recientes el mar territorial - españolas, la aplicación de las sucesivas disposiciones legales españolas relativas a nuestros espacios marinos a las aguas de Canarias, ha sido indiscutible y no ha suscitado problemas de ningún tipo. Por tanto, con la excepción de la regla que, durante la I Guerra Mundial, redujo a los efectos de la neutralidad, nuestras aguas territoriales a tres millas, España siempre pretendió una anchura de 6 millas para sus aguas jurisdiccionales, que debiéramos llamar territoriales, en las costas canarias.

Esta sencilla situación no requería ninguna delimitación respecto de las aguas bajo jurisdicción marroquí, en la costa continental africana o las pertenecientes a Portugal en el archipiélago de Madeira, incluyendo los pequeños islotes llamados Islas Salvajes, tampoco surgieron problemas cuando la rápida evolución del derecho internacional del mar, después de la Segunda Guerra Mundial, admitió la nueva noción jurídica de la plataforma continental, en principio hasta los 200 metros de profundidad y, en virtud de las disposiciones de la Convención sobre la Plataforma Continental adoptada por la I Conferencia de las N.U- sobre el Derecho del Mar, la amplió "hasta donde fuera posible la explotación de los recursos". De una parte, la plataforma continental de las Islas Canarias, en la definición geográfica o geomórfica, es muy reducida, y no llega, en ese sentido, a solaparse con la de las costas vecinas y, de otro, los medios técnicos de la época no permitían la explotación de recursos a mayores profundidades, aunque esta situación habría de cambiar rápidamente, dando lugar a las nuevas normas internacionales que estableció la III Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, que terminó en diciembre de 1982 y cuyos efectos consideraremos detalladamente más adelante

La Ley 10/1977, de 4 de enero sobre Mar Territorial. - Esta Ley tuvo, y tiene, una gran importancia. Ante todo, porque puso fin al caótico sistema español en el que se usaban diferentes denominaciones para referirse a una misma zona marítima (aguas jurisdiccionales, zona marítima española, mar litoral español, aguas territoriales, etc.); la Ley utiliza la terminología correcta y fija la anchura de nuestro mar territorial en 12 millas, con lo que absorbe las zonas pesquera y contigua establecidas por las disposiciones que ya hemos indicado. Evidentemente se aplica en Canarias como en todas las costas españolas, contándose su anchura desde las líneas de base que también hemos considerado en el apartado anterior. La anchura de doce millas se basa en la situación existente en aquel momento en la III Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, iniciada en 1973 pero en la que rápidamente se había formado un auténtico consenso en cuanto a esa cuestión. Aun cuando el problema de la delimitación del mar territorial correspondiente a las costas de Canarias respecto de las aguas de otros Estados, no se plantea en este caso, recordaremos que la Ley acude al principio de equidistancia, salvo acuerdos especiales, y es en todo conforme al Derecho internacional. Por tanto, el mar territorial correspondiente a las islas, que no requiere delimitación internacional, queda perfectamente delimitado en torno a cada una de las islas y al conjunto formado por Fuerteventura, Lanzarote y las islas menores: Graciosa, Alegranza, Montaña Clara y Lobos.

La Ley 10/77 olvidó la zona contigua, que quedaba incluida en el mar territorial de 12 millas de anchura y sólo en 1992, la Ley 27/92, de Puertos del Estado y de la Marina Mercante, la restableció en virtud de lo dispuesto en su art. 7: "Es zona contigua la que se extiende desde el límite exterior del mar territorial hasta 24 millas náuticas contadas desde las líneas de base a partir de las cuales se mide la anchura del mar territorial". Dado que la costa continental africana, en el punto más próximo a Canarias se encuentra a unas 53 millas (Punta Lantailla, en Fuerteventura. respecto de Punta Stafford, en Marruecos) no se plantea ningún problema de delimitación internacional y el límite exterior de la zona es determinado sencillamente por su distancia a las líneas de base que ya conocemos. Bastante mayor es la distancia que separa a Canarias del más próximo islote portugués en la cara norte del Archipiélago, unas 85 millas desde la Punta de Anaga, en Tenerife a la Salvaje Pequeña.

Régimen jurídico actual y delimitación de las aguas de las Islas Canarias.- Espero que el lector atento de los apartados anteriores habrá podido llegar a obtener una idea clara de esta cuestión pero parece útil resumir ahora brevemente esas ideas, completadas con una referencia a una zona marítima “especialmente sensible”, cuyo establecimiento se gestiona en la actualidad, así como al auténtico problema de delimitación que existe hoy en las aguas de las costas canarias, el de la delimitación internacional respecto de las aguas portuguesas correspondientes al archipiélago de Madeira y respecto de las aguas continentales africanas

1) Aguas interiores. - Además de las aguas “encerradas por las construcciones portuarias permanentes más alejadas de la costa que formen parte del sistema portuario” , son aguas interiores en el Archipiélago de Canarias las situadas del lado de tierra de las líneas de base rectas trazadas de conformidad con el R.D. de 5 de agosto de 1977, en el que se establece su delimitación designando las coordenadas geográficas de los puntos entre los que se trazan. Pueden verse en la figura 3, donde se aprecia cómo las islas de Fuerteventura y Lanzarote, junto con Alegranza, Graciosa, Montaña Clara y Lobos, quedan englobadas en un conjunto, mientras que, en Gran Canaria, Tenerife, Hierro y La Palma, las líneas no saltan de isla a isla y sólo se trazan entre puntos salientes en la costa de cada isla, evidentemente porque las distancias eran excesivas y no se hubieran cumplido los requisitos establecidos por el Derecho internacional. Tan sólo la isla de Gomera, cuya costa es muy regular, sin entrantes ni salientes acusados, carece de líneas de base rectas. Todas las líneas trazadas son conformes al Derecho internacional y ninguna ha sido objetada; su delimitación es precisa y fue comunicada a Naciones Unidas. El mapa que hemos reproducido como figura 3 ha sido tomado del Boletín del Derecho del Mar que publica la División de Asuntos Oceánicos de la Secretaría General.

2) Mar territorial. - En virtud de lo dispuesto en la Ley de 4 de enero de 1977, el mar territorial español en las costas de las Islas Canarias se extiende hasta una distancia de 12 millas de las líneas de base, sea la de la bajamar escorada donde no se han trazado líneas de base rectas, sea desde éstas. Esta delimitación es perfectamente clara y suficiente, aunque no se haya dibujado la línea correspondiente en las cartas náuticas: cualquier navegante puede determinar en todo momento, puesto que cuenta con las referencias suficientes, si se encuentra dentro o fuera del mar territorial. En la figura 5 vemos dibujado ese límite exterior y podemos apreciar que sólo en el caso de las islas de Gomera y Tenerife llega a producirse una superposición, cierto que parcial, de sus mares territoriales. Esta delimitación es perfectamente válida y conforme al Derecho internacional.

3) Zona contigua. - La Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante, de 1992, restableció en todas las costas españolas y, por tanto, también en las de las Islas Canarias, una zona contigua que se extiende hasta 24 millas de las líneas de base desde las que se mide la anchura del mar territorial. Tampoco se ha trazado ese límite exterior en las cartas náuticas, pero, como en el caso del mar territorial, esa delimitación es perfectamente válida y cualquier navegante puede determinar si se encuentra o no dentro de ella. Por lo demás el trazado de su límite exterior es prácticamente paralelo, a 12 millas de distancia, del correspondiente al límite exterior del mar territorial. Una rápida ojeada al mapa de la figura 5 permite apreciar que, en este caso, las zonas contiguas correspondientes a las islas del archipiélago canario se superponen, al menos parcialmente entre todas las islas y que, en realidad, todas las aguas, que, para evitar problemas jurídicos, denominamos interinsulares canarias, forman una zona contigua continua que va desde el extremo occidental hasta el nororiental del archipiélago. Solamente hemos de aclarar aquí que la zona contigua no tiene sustantividad propia y que las competencias que el Derecho internacional otorga en ella al Estado ribereño en materia aduanera, fiscal, sanitaria y de inmigración (tan importante en Canarias), no alteran la naturaleza jurídica de tales aguas, sea como alta mar en el caso de los Estados que no hayan establecido zona económica exclusiva propia, sea como aguas de esa zona, como es el caso de las aguas de Canarias.

No obstante, como hemos explicado en el párrafo anterior, ni la falta de esas líneas, ni su existencia, si hubieran sido trazadas de conformidad con la Ley, afectan de ninguna manera al límite interior de la zona económica exclusiva española en las costas de las Islas Canarias que, indudablemente, comienza en el límite exterior del mar territorial y se extiende, salvo lo que dispongan en su momento los necesarios acuerdos de delimitación con terceros países, hasta 200 millas medidas desde las líneas de base del mar territorial, a las que ya nos hemos referido anteriormente. La figura 4 muestra, sin pretensión de exactitud el conjunto de los espacios marítimos españoles. Siendo ello así no puede menos de causar asombro el que en algunos casos se haya suscitado la cuestión del régimen jurídico, en Derecho internacional, de las aguas canarias comprendidas entre el límite exterior del mar territorial y esas líneas hipotéticas nunca trazadas y que, incluso alguna ilustre personalidad haya podido preguntarse de quién son esas aguas, para contestarse afirmando que "DE NADIE, o lo que aún es peor, de TODOS”. Tal respuesta es absolutamente errónea: ESAS AGUAS PERTENECEN, ANTE TODO, AL MAR TERRITORIAL Y, DONDE ESTE ACABA, A LA ZONA ECONOMICA EXCLUSIVA CORRESPONDIENTE A LAS ISLAS CANARIAS, EN LA QUE LAS PRIMERAS 12 MILLAS-A PARTIR DEL LIMITE EXTERIOR DEL MAR TERRITORIAL-ESTAN TAMBIEN SOMETIDAS A LAS COMPETENCIAS ADUANERAS, FISCALES, SANITARIAS Y EN MATERIA DE INMIGRACION QUE CORRESPONDEN AL ESTADO RIBEREÑO EN LA ZONA CONTIGUA, AUNQUE CIERTAMENTE, EN ESE ESPACIO, EXISTE LA LIBERTAD DE NAVEGACION, CON ARREGLO A LAS DISPOSICIONES DE LA CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE EL DERECHO DEL MAR.

José Manuel Lacleta Muñoz, Embajador de España, antiguo miembro de la Comisión
de Derecho Internacional de las Naciones Unidas y miembro de las delegaciones
españolas en la I, II y III Conferencias de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar

Cordiales saludos

JJ Dïaz

Cordial Greetings Cordial Greetings Cordial Greetings Happy

http://www.realinstitutoelcano.org/wps/wcm/connect/1e0c06804f0183c6b458f...

view counter

Última imagen

CLUB COLOMBÓFILO CIUDAD DE EL PASO

Imagen aleatoria

Yo soy la ley

Encuesta

¿Crees necesario un debate abierto entre ambas partes del conflicto colombófilo canario actual con el propósito de aclarar?
100%
NO
0%
Total de votos: 7