Se encuentra usted aquíPara los jovenes. Los métodos.

Para los jovenes. Los métodos.


Imagen de Julián Amador Rguez.

Por Julián Amador Rguez. - Publicado el 15 Marzo 2006

Método que persigue la enseñanza y educación de pichones exclusivamente.-

Es en nuestra modesta opinión el más sensato de todos los procedimientos, porque permite al aficionado crear una reserva de reclutas del espacio, en los que habrá que descansar el futuro de la colonia.

Le permite al colombófilo extraer beneficios de su prudencia en las situaciones difíciles creadas por una pérdida masiva de buenos viajeros adultos a consecuencia de un concurso desgraciado o de una desastrosa temporada originada por la persistencia de los malos tiempos.

En esta ocasión, el aficionado sensato y prudente no tendrá necesidad de ir a casa del vecino a buscar elementos de refuerzo para años venideros con el objeto de cubrir las sensibles bajas ocasionadas por el mal tiempo en su equipo de vuelo. En su propia casa tendrá el material de excelente clase, buen origen y manipulado discretamente para desarrollar correctamente el aparato de locomoción aérea y estimular el ejercicio de la facultad de “orientación” que como sabemos resulta básica. Tendrá en reserva magníficos elementos jóvenes con experiencia de la ruta, pero plenos de energía, vigor y reservas vitales, en cuya actuación puede confiar tranquilamente.

Es sin duda alguna el mejor procedimiento para los colombófilos que ha logrado ya la llamada justamente estabilidad deportiva porque son poseedores de una magnifica colonia integrada por varias generaciones de maravillosos viajeros u que gracias a ese sensato y providencial procedimiento dispondrán en caso necesario de reservas sin explotar a las que sabiamente no se les extrajo todo el jugo en su primera campaña como corsarios del espacio.

Los aficionados especializados en las competiciones de fondo, es decir, en los vuelos a grandes distancias, son los que más se benefician de la práctica de este método conservador y sensato de volar los pichones, persiguiendo tan sólo una finalidad de enseñarlos y educarlos. Esta enseñanza y educación en nuestra opinión, comprende las siguientes fases:

a)      Aprendizaje de la cesta.

b)      Experiencia de la ruta hasta una distancia discreta.

c)      Desarrollo físico imprescindible sin exageraciones.

d)      Ejercicio del sentido de la orientación.

e)      Entrenamiento de la buena costumbre de entrar rápido al palomar a su regreso de los viajes.

Concretando, diremos que es el método de elección para los colombófilos:

a)      Que se especializan en el fondo.

b)      Que tenga un cultivo ya establecido sobre la base de la máxima calidad deportiva y que conozca al dedillo el material que manipulan.

c)                  Que no deseen gastar la pólvora en salvas, quemando los pichones en su primera campaña de vuelo.

Este método puede concretarse en la forma siguiente:

a)      Enseñanza y educación de los pichones a los tres meses de nacidos.

b)      Varias sueltas de enseñanza a una distancia de 10 km desde los cuatros puntos cardinales para que adquieran el mejor conocimiento de los alrededores del lugar donde esta instalado su palomar.

c)      Una serie de sueltas de educación con intervalos de dos o tres días entre una y otra, recorriendo las siguientes distancias: 10, 20, 40, 75 y 100 km.

d)      Dos sueltas de 120 km, con un intervalo de tiempo de una semana entre una y otra.

e)      Si ella localidad donde reside el aficionado los clubes organizan concursos para pichones a distancias de 100, 125, y 150 km, aproximadamente, pueden ser enviados a ellos los pichones para que aprendan a volar conjuntamente con los equipos pertenecientes a otros competidores.

f)        Si con ello logramos buenas prestaciones, tanto mejor. Pero no debemos, bajo ningún pretexto, sacrificar el pichón y muchos menos comprometer el porvenir de la joven generación, explotándolos intensivamente, para el logro de premios más o menos jugosos y tentadores. Para este tipo de competencias ya tendrán bastante tiempo a lo largo de su carrera como corsario del espacio.

Método que persigue el rendimiento “racional” de los pichones.-

 

No vemos que en la realidad existan razones que recomienden desechar de plano este método, cuando en realidad se persiga por el aficionado el logro de un rendimiento deportivo racional de su equipo de pichones.

Pero es conveniente precisar que por ningún concepto debemos de salirnos del salvador terreno de los racional, porque la hacerlo estamos comprometidos, por una victoria fugaz, el provenir de la colonia alada.

Al emplear el concepto racional, nos estamos refiriendo a que someteremos a los pichones a una serie de pruebas de acuerdo con el proceso de desarrollo físico de su organismo en pleno proceso de evolución y crecimiento.

Con el empleo de este método, se puede pensar ya en la obtención de un rendimiento deportivo de un beneficio económico determinado, pero no deberemos pasar más allá en nuestras aspiraciones, porque equivaldría a comprometer el futuro de los pichones.

Para aumentar el rendimiento deportivo del equipo de pichones son puestos en práctica esos procedimientos a que hemos hecho referencia anteriormente: Celibato, Apareamiento y Viudez. Muy especialmente los dos primeros, porque ya dijimos que el empleo de la Viudez no rinde resultados con los pichones.

Este método puede ser trazado en sus grandes líneas de la manera siguientes:

1.- Sueltas de educación y aprendizaje desde una distancia de 10 km, en los cuatro puntos cardinales.

2.- Enseñanza en la línea de vuelo de la colectividad que organiza los concursos que comprenderá varias sueltas desde las siguientes distancias: 10, 20, 40 y 80 km.

3.- Participación en la serie de concursos semanales a las siguientes distancias, aproximadamente, 100, 150, 200, 250 y 300 km.

4.- Llegados a este punto del programa trazado para la campaña de pichones, la más elemental prudencia aconseja suspender toda actividad deportiva con ellos, durante esa temporada.

Método que persigue la “explotación intensiva” de los pichones.

Este método que persigue la explotación intensiva de los pichones en el año de nacimiento, es el que generalmente eligen la inmensa mayoría de aficionados que se especializan en las competiciones para pichones.

La única finalidad que persiguen al seleccionar este sistema de competencia consiste en lograr el “máximo rendimiento deportivo”de todos y cada uno de los jóvenes elementos que integran su equipo de pichones. No se preocupan por el futuro en lo más mínimo. El “mañana” nada representa para ellos, que todo lo supeditan al logro de un brillante e impresionante relación de premios ganados y poder embolsar una buena suma de dinero como utilidad de la campaña. Para el futuro ya sacarán otro grupo de pichones que generalmente se efectúan todos los años en los países de gran densidad colombófila. Otros los van a adquirir a aficionados que residen en zonas rurales en las que por lo general suelen obtenerse crías mejores, por la robustez y rusticidad de los pichones logrados.

La razón fundamental que ha ido creando la conciencia de la necesidad de adoptar este método de explotación intensiva de los pichones en el año de su nacimiento, entre los aficionados que fracasaron antes en su empeño de competir en el fondo con los verdaderos profesionales del deporte – aunque esto parezca un paradoja—radican en que en los concursos de pichones pueden competir de “igual a igual” con los más renombrados “ases” de la colombofilia. En estos concursos de pichones no existe esa descorazonadora ventaja por parte de los fuertes sobre los débiles. Y si existe alguna ventaja, se puede asegurar que ésta se inclina a favor de los pequeños colombófilos que adoptan como especialización el juego de los pichones.

El método de la explotación intensiva de los pichones presenta en la práctica tantas modalidades como individuos se dedican al mismo. Cada uno trata de hacer algo más para poder superar a sus contrincantes.

Se ingenian por exprimir el rendimiento y utilizar al máximo todas las posibilidades de los jóvenes competidores y a ese efecto no dudan en aparearlos, en dejarlos incubar y en dejarlos sacar y criar los retoños, fruto de sus juveniles amores, destinados después al sacrificio. Sólo se emplean como estimulantes maravillosos del esfuerzo que deben realizar los integrantes del equipo de pichones.

Generalmente aparean los pichones de sexo femenino – hembras—con machos viejos de la colonia. Los machos – pichones – son a su vez apareados con hembras viejas de la colonia.

Cada aficionado, si desea competir en condiciones favorables, deberá realizar un detenido estudio del temperamento, los gustos, aficiones, posibilidades de cada uno de los elementos que forman el equipo de vuelo, integrado por los pichones del año.

Del mejor conocimiento que llegue a adquirir de cada uno de ellos dependerá en la práctica el resultado obtenido en estas fascinantes pruebas de pichones.

¿Qué podrá hacer un aficionado que compita con métodos ortodoxos, luchando contra estos aficionados especializados, que extraen la quinta esencia de los pichones suyos?

La respuesta no puede ser otra: Nada.

Del Maestro Víctor M. Pérez Lerena

Próximo y último capítulo.- La recuperación de los pichones 

 

 

 

Etiquetas

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione la forma que prefiera para mostrar los comentarios y haga clic en «Guardar las opciones» para activar los cambios.
servando
Imagen de servando
LE FELICITO SR. LA MECANICA

Comentarios como los que pone en el foro son los que contribuyen a caminar por la senda del triunfo en nuestro deporte

Felicidades

 

Julián Amador Rguez.
Imagen de Julián Amador Rguez.
D. Servando.

             No hay de que D. Servando. De verdad, créame que lamento mucho los hechos acaecidos en días pasados contra su persona, pero bueno, en colectivos amplios como el nuestro debe de existir todo tipo de personajes.

            Aprovecho la ocasión para pedir disculpas tanto a D. Rosendo Perdomo, como a D. Vicente por sus comentarios anteriores, felicitando mi trabajo de copiar y pegar artículos, como usted lo ha hecho ahora. Asimismo, el agradecimiento mutuo a ambos como al resto de los foristas por la lectura de ellos.

            Poseyendo uno de los muchos estudios científicos realizados sobre los corsarios alados, como así, los denomina el gran  Maestro de la colombofilia en su libro Los Concursos de Pichones de 1960  D. Víctor M. Pérez Lerena, y persona digna de admiración según  todo aquel que tuvo el honor de conocerlo. Creo tener la obligación de no permitir que tales conocimientos mueran en el cajón de un archivador o en el rincón de alguna memoria obsoleta. Y como principal sabedor de la carencia de conocimientos al alcance sobre los principios fundamentales de nuestro deporte y la falta de exposición de toda aquella  documentación que enriquezcan los conocimientos de los colombófilos para una correcta y temprana  aplicación a sus correspondientes equipos. He decido pegar y copiar todo tipo de artículo, que bajo mi entender, pueda ayudarnos en el desarrollo y mejora de nuestro futuro, para la  práctica de la COLOMBOFILIA.

            Un saludo cordial

            La Mecánica.   

Carlos Hale Palacios
Imagen de Carlos Hale Palacios
No nos abandone

Es un placer leer las grandes palabras del colombófilo y colombicultor cubano el Dr. Victor Manuel Pérez Lerena, así que le suplico nos mande el último capítulo.
Un saludo y muchas gracias.

Inicie sesión para enviar comentarios

view counter

Última imagen

RAF STYNEN

Imagen aleatoria

Frasco

Encuesta

¿Como colombófilo, qué especialidad en viajes le gusta mas?
Velocidad
7%
Velocidad y Medio Fondo
14%
Fondo y Medio Fondo
47%
Todas
26%
Ninguna, con viajar palomas me conformo
7%
Total de votos: 184